Menú Cerrar

Logopedia

Existe un lenguaje más allá de las palabras

Logopedia

Estimula y mejora el área expresiva y comprensiva del lenguaje oral o escrito.

La logopedia es la disciplina que diagnostica, evalúa y rehabilita, los problemas, disfunciones, retrasos o trastornos que se presentan en la comunicación, el lenguaje, el habla, la voz y la deglución. Para ello se trabaja desde el campo cognitivo, físico y fisiológico.

El logopeda estudia las alteraciones del lenguaje y los trastornos de la audición. Conoce también los problemas relacionados con el habla y el lenguaje, aporta soluciones aplicando sus conocimientos y comprende y ayuda a las personas afectadas por estas disfunciones en el habla.

Los profesionales de la logopedia trabajamos tanto con niños/as como adultos pudiendo intervenir en estimulación del lenguaje, trastornos del habla, trastornos del lenguaje oral, escrito o gestual, trastornos de la voz y trastornos miofuncionales. 

Estos trastornos se ven reflejados cuando no se muestra una evolución en las características que compone el lenguaje oral y la adquisición del vocabulario es pobre. Debemos estar atentos si la comunicación de nuestro niño/a es escasa, si no comprende órdenes sencillas u observáis que el proceso de adquisición del lenguaje oral no es el habitual.

Estos trastornos afectan a la discriminación de los sonidos (fonemas), a la articulación de los fonemas y a la fluidez o la velocidad que se produce en cada fonema que emite el paciente. Esto sucede por una mala coordinación y acción en los órganos fono articulatorios o en el aparato bucal.

Los trastornos más comunes son:

  • Dislalia.
  • Disfemia.
  • Disartria.
  • Disglosia.
  • Apraxia

Estos trastornos afectan al mensaje que está emitiendo el paciente, es decir, en la expresión de una idea o anécdota (lenguaje expresivo). También se ve reflejado en la comprensión, tanto a nivel oral como escrito (lo llamaremos lenguaje receptivo).

Los trastornos más comunes son:

  • Trastorno del aprendizaje (dislexia, discalculia, disgrafia y disortografia).
  • Retraso específico del lenguaje.
  • Trastorno simple del lenguaje.

 

Estos trastornos afectan a la calidad acústica de la voz (frecuencia, timbre, duración e intensidad). Lo podemos detectar si hay una constancia en quedarnos afónicos en seguida. Podemos diferenciar dos grandes tipos de disfonías:

  • Disfonías orgánicas: son producidas cuando aparecen nódulos, pólipos, quistes, etc.
  • Disfonías funcionales: son producidas por un uso incorrecto o abuso de la voz, malos hábitos, etc.

Es uno de los trastornos más frecuentes tanto en adultos como en niños/as que nos encontramos en nuestras consultas. Se refiere:

  • Un mal hábito en la respiración.
  • Un mal hábito oral como, por ejemplo, una interposición de la lengua en reposo.
  • Un mal hábito en la deglución.
  • Hipotonía en la musculatura orofacial (labios, lengua, etc.).

En este caso, es muy importante acudir directamente al profesional. 

¿Cuándo ir al Logopeda?

  • Cuando un niño no habla, habla muy poco o ha empezado a hablar muy tarde
  • No pronuncia todos los sonidos: no dice la /r/, /l/…
  • Cuando no se le entiende lo que dice
  • La persona respira con la boca abierta
  • Si pierde la voz o se encuentra afónico con frecuencia
  • Desplazamiento dental o con dificultades de articulación
  • Se atraganta con facilidad o tiene dificultades para tragar
  • Manifiesta que no escucha bien
  • Dificultades de rendimiento académico, especialmente en las materias con mayor contenido verbal
  • Dificultades para escribir o leer correctamente o dificultades para comprender lo que lee
  • No comprende chistes, ironías y le cuesta relacionarse bien o tener amigo