Menú Cerrar

Psicología

Cuando nos sentimos bien es cuando podemos avanzar mejor y evitarnos el sufrimiento futuro

Psicología

Aumenta tu bienestar y ayuda a gestionar situaciones complicadas.

Hay ocasiones en las que las personas atravesamos momentos difíciles (situaciones de cambio, muerte de un ser querido, ruptura de pareja, una enfermedad, dolor, sobrecarga de trabajo, etc…). La inmensa mayoría de nosotros y la mayoría de las veces somos capaces de poner en marcha recursos personales y sociales que nos ayudan a afrontar y resolver la situación, PERO hay ocasiones en las que nos sentimos incapaces de afrontarla, nos esta afectando de una manera importante y nos genera un enorme malestar y necesitamos ayuda.

En estas y muchas otras ocasiones un psicólogo puede ayudarnos.

¿Qué es la psicología?

La psicología es la disciplina clínica que tiene como objetivo analizar los procesos mentales y del comportamiento de los seres humanos y sus interacciones con el ambiente físico y social. El psicólogo estudia los procesos cognitivos (los pensamientos), la conducta y las emociones para ayudarnos en 3 tipos de situaciones:

Ante una enfermedad o trastorno: la sintomatología es tan importante que afecta a varias áreas de la vida de la persona imposibilitando que la desarrolle de una manera funcional. Además, ese malestar se mantiene de una forma continuada. En estos casos la intervención psicología es imprescindible.

Ante una situación difícil: la persona tiene dificultades para gestionar de una manera adecuada la situación que le genera importante sufrimiento y angustia. En estos casos la intervención psicológica puede ayudarnos a disminuir el malestar y gestionar de una manera correcta la situación de una forma más eficaz y rápida.

Ante una persona que quiere mejorar algún aspecto de su vida personal, profesional, familiar…: En estos casos el psicólogo es un acompañante que nos guía por el camino del desarrollo hacia la mejora.

¿Cuándo ir al Psicólogo?

Acudir a un psicólogo es algo voluntario y temporal. Pero a veces la necesitamos si:

  • No sabemos cómo comportarnos ante una determinada situación.
  • Hacemos cosas que sabemos que nos dañan (problemas alimenticios, consumo o abuso de drogas, parejas problemáticas, problemas escolares o de aprendizaje, de rendimiento, sociales, conductuales).
  • Las emociones nos abruman y paralizan (miedos, ataques de ira, tristeza, angustia, bloqueos)
  • Tenemos pensamientos que nos hacen daño o nos asustan, nos preocupamos en exceso por algún tema o no podemos dejar de pensar (no tenemos control sobre nuestros pensamientos)
  • No sabemos cómo lidiar con las pérdidas (muerte de un ser querido, de trabajo, cambio de casa, ruptura de pareja, problemas de salud)
  • Nos cuesta relacionarnos con los demás.
  • No nos aceptamos, somos inseguros o nos cuesta decidir.

En realidad, todos deberíamos ir al psicólogo porque aquí trabajamos lo que nos estorba para avanzar, cuando nos sentimos bien es cuando podemos avanzar mejor y evitarnos el sufrimiento futuro, recuerda que existe la prevención en psicología así que asiste para avanzar cuando estás bien, pero es urgente ir cuando:

  • Cuando pierdes a un ser querido
  • Cuando te diagnostican una enfermedad de autocuidado o crónica (diabetes, hipertensión, cáncer, esclerosis, etc.)
  • Cuando vuelves una y otra vez con una pareja dañina.
  • Cuando no puedes manejar una adicción (comida, tabaco, ejercicio, uso del móvil, compras, videojuegos…)
  • Cuando tienes un problema para relacionarse con los demás
  • Cuando tienes ansiedad
  • Cuando tienes celos enfermizos
  • Cuando no tienes ganas de vivir
  • Cuando no concretas tus metas
  • Cuando más de una persona te haya dicho que debes ir al psicólogo
  • Cuando no eres feliz